14/09/19

Viaxa a Israel con AGAI (Novembro 2019)

VIAXA A ISRAEL CON A.G.A.I.
 
Para recibir máis información chámanos a:
Tlf: 917151181 / 610424174
Correo-e: agonzalez@marfatravel.com / amizadeconisrael@yahoo.es

 RESERVA XA A TÚA PRAZA! (PRAZAS LIMITADAS)







12/03/19

Banalización do Holocausto por parte da Sra.Elsa Artadi


Unha política, e moito máis alguén que exerce a responsabilidade de ser portavoz dun goberno, debe ter recursos lingüísticos e políticos para defender e argumentar as súas ideas e propostas sen necesidade de empregar de xeito carroñeiro e vergoñento a memoria dunha nena asasinada na barbarie do Holocausto polo feito de ser xudía.

As palabras da portavoz do Govern da Generalitat, Sra.Elsa Artadi, na súa conta oficial de twitter e nas que aproveita de xeito ruín o cabodano da morte de Anna Frank para facer un suposto paralelismo con situacións políticas actuais, son en todo punto rexeitables e incorren nunha flagrante banalización do Holocausto, impropia de quen ten tan altas responsabilidade políticas no Govern da Generalitat.

www.amizadeconisrael.org

13/02/19

Descanse en Paz Ania Horzowski Z"L



Ania Horzowski, Socia de Honra da Asociación Galega de Amizade con Israel, naceu en Tarnopol, na Galitzia polaca, no ano 1921 e faleceu hoxe 13 de febreiro de 2019 en Caldas de Reis, na Galicia de Sefarad.

Durante a Shoáh estivo confinada no gueto de Lwow, onde morreron os seus pais. Despois da guerra, no ano 1948 fuxiu a Venezuela. “Nesa espera, ao meu carón, había un bebé, un bebé envolto en sabas. Non lembro o seu rostro. O bebé non choraba. Vivía pero non choraba. Mandáronme a recollelo, sabíase que ía morrer, porque ningún bebé puido sobrevivir. Tíñao nos meus brazos. Non choraba, non lle vin o rostro. Ou quizais o vin, pero non lembro agora. Non entendo -ou é que non podo entender- como é que ese bebé se atopaba no piso. Sei que neses tempos horribeis sucedían esas cousas, as nais novas abandonaban ás crianzas, pensando que quizais outros os recollerían e coidarían. Ou pensando en salvar a súa vida, non o sei. Non sei que pensaban. Pero eu tiven a ese bebé nos meus brazos por algúns minutos, non moitos. Non vin o seu rostro. Logo chegou a Gestapo. Dixéronme que deixase ao bebé no piso. Non sei como puiden facer iso, era eu como un autómata”.

Ania viviu nos últimos anos xunto coa súa familia en Caldas de Reis lugar onde fica soterrada.

Baruj Dayan Haemet
Descanse en Paz

05/02/19

Barrabasadas



Por Pablo Veiga*

La Academia de cine española entregaba los premios Goya recientemente, cuya gala se celebró en la ciudad de Sevilla. Como mejor cortometraje documental resultó ganador Gaza, que reflejaba las consecuencias de la incursión israelí en la Franja el verano de dos mil catorce. Los directores de la cinta aprovecharon su momento de gloria al recoger el galardón para lanzar auténticas barrabasadas por su boca, definiendo a Israel como un estado que practica el terrorismo y el aparheit con los palestinos y conminando al boicot al próximo festival de Eurovisión, que tendrá lugar en Tel – Aviv la próxima primavera.
Sin entrar en el contenido del documental y, dando por descontado que prima la libertad de creación y por supuesto de expresión, los ínclitos Carlos Bover y Julio Pérez del Campo, responsables de la película, merecen cumplida contestación, ya que uno no puede permanecer callado ante esas proclamas burdas y repetitivas, cargadas de odio y maldad. Ambos “artistas”, nada más finalizada la gala, ya fueron objeto de multitudes y contundentes críticas, con variados y acertados argumentos. El antisemitismo más feroz se escuchó en la voz de estos dos señores, a los cuales les invitaría a rodar un venidero documental en las poblaciones y kibutzim ubicados en el entorno de la Franja de Gaza. Que visiten a las familias que ahí residen y que han recibido miles de agresiones en forma de misiles durante la última década. Que les tomen declaración de cómo es su cotidianidad, cómo se sienten al dejar sus niños en el colegio o cuándo trabajan las tierras o en cualquiera de sus quehaceres diarios. Siempre con un ojo en el cielo y los oídos bien abiertos para escuchar las sirenas que anuncian la llegada de otra bomba. Porque en ese caso, apenas dispondrán de veinte segundos para alcanzar los correspondientes refugios, aunque con suerte, la denominada Cúpula de Hierro, un sistema que cuesta al erario israelí millones de euros cada año, se encargará de arruinar el objetivo del grupo criminal de Hamás, que no es otro que matar y destruir, cuánto más, mejor. Y ya que tienen tanta devoción por la lucha del pueblo palestino, en la misma Gaza podrían rodar las condiciones de vida en sus propias cárceles, en primer lugar. A continuación, tendrían un magnífico reportaje con una exhaustiva investigación sobre la finalidad de las ingentes sumas de dinero que en los últimos decenios han ido a parar a las arcas de las autoridades palestinas. Qué destino lleva todo ese caudal, en qué se invierte y cómo afecta a la calidad de vida del pueblo por el que estos cineastas sienten tanta devoción. Sería interesante que mostraran a la audiencia española esos túneles construídos hacia suelo israelí, una infraestructura que requiere de una considerable financiación, y cuál es la finalidad que persiguen sus promotores.
Quizás así, los disparates que escuchamos tras haber recibido tan importante galardón se los pensarían mejor y su discurso variaría substancialmente. El prestigio de los principales premios del cine español lo agradecería.

*Pablo Veiga é socio de AGAI e colaborador habitual no semanario israelí AURORA