27/11/18

La noche transfigurada. Por Manuel Rivas




Por Manuel Rivas
Artigo publicado no PAÍS SEMANAL (25.11.2018)
 
En la Conferencia de Wannsee, una vez acordada la “solución final a la cuestión judía”, los gerifaltes nazis se deleitaron con música clásica

Ahora suena Diminuendo In Blue And Crescendo In Blue, de la banda de Duke Ellington, y parece que nada se caerá en el mundo mientras dure el solo de saxo de Paul Gonsalves. Otra vez. Y otra vez. En la cronología de las maravillas, debería estar incluida esta fecha: 7 de julio de 1956, en Newport. El jazz genera un tiempo de apoyo mutuo y libertad personal. Y su naturaleza es un acto de desobediencia creativa, orillero y mestizo. Cuando parece acomodarse, siempre acude un viento de sublime marginalidad.

Vayamos unos pocos años atrás, a una reunión secreta en una mansión de Wannsee, en el paradisiaco distrito berlinés de Zehlendorf. 

De los 15 altos cargos y funcionarios, “los mejores y más brillantes del Reich”, la mayoría eran doctorados. De formación muy culta. Y melómanos. Cuando cayó el día, el 20 de enero de 1942, al calor de la lumbre de las chimeneas de la villa de Wannsee, una vez acordados los detalles técnicos para la “solución final a la cuestión judía”, los reunidos compartieron coñac y una sesión de música de clásicos germanos. Las llamas saltarían de la lumbre a sus ojos si, de repente, sonase Felix ­Mendelssohn. Prodigioso, romántico, germano, pero judío. Su música había sido prohibida. Expulsada al silencio.

Uno de los doctorados asistentes a la Conferencia de Wannsee era Roland Freisler, presidente del Tribunal del Pueblo, la máxima instancia. Todos los testimonios lo retratan como un canalla con toga, pero no faltan hoy quienes merodeen su Derecho penal de voluntad. Llenó más de un cementerio con sus sentencias de muerte, incluidos los jóvenes estudiantes antinazis de la Rosa Blanca, a quienes ordenó ejecutar con guillotina. No sé si su muerte fue un acto de justicia poética, pero algo hay. Ocurrió en 1945, en Berlín, durante el juicio a un miembro de la resistencia. Nada más empezar, Freisler ya emitió veredicto. Le espetó al acusado que su destino directo era “el infierno”. Y obtuvo esta respuesta: “Le permito ir delante”. Al poco, hubo un bombardeo y Freisler se fue al infierno.

En realidad, creo que ya había estado antes. Cuando imagino la más acabada representación del infierno pienso en aquella reunión de la mansión de Wannsee. La sesión de trabajo, dirigida por Reinhard Heydrich, jefe de la Policía Secreta del Estado (Gestapo), transcurrió con gran diligencia. Sacar adelante una sola vida es un proceso muy laborioso. Pero borrar millones de vidas puede ultimarse en un periquete. Wannsee es el infierno. Son criminales que han ido más allá del crimen conocido. Pero ellos nunca se verán así. Son eficientes funcionarios imperiales. Los más brillantes. Ahora escuchan embelesados.

También Hitler era un melómano. Incluso supervisaba personalmente el Festival de Bayreuth, el templo de Wagner. En Nietzsche contra Wagner, el filósofo establece un paralelismo entre la idolatría imperial y el ritmo wagneriano: “Instrumentos violentados con sarna ceremonial”.

Cierta cultura hizo y hace mucho daño como envoltorio de barbarie. Pero ni siquiera Wagner tuvo la culpa. Puedes escuchar La cabalgata de las valquirias una y otra vez y acabarás oyendo una parodia. Los nazis trataron de acallar la música de aquellos que odiaban. La Entartete Musik, la “música degenerada”. El jazz fue un enemigo a combatir. Llegaron a asesinar a miembros de la directiva del Hot Jazz francés. La degeneración estaba en los oídos del odio.

Odiaban la música de aquello que odiaban. La música negra, la música gypsy. Por eso persiguieron con saña a los compositores de la vanguardia dodecafónica. No había una raza dodecafónica. Pero muchos de los compositores y músicos de vanguardia eran judíos.

Tengo una relación obsesiva con ciertas piezas. Arnold Schönberg compuso en pocos días La noche transfigurada (Verklärte Nacht). Lo hizo enamorado, en 1902, y a partir de un poema de Richard Dehmel. Música y poema conservan hoy un erotismo enigmático. El sexteto de cuerdas se abre paso con música desnuda y la pulsión del pecado original: la libertad. Cuando llegó la peste, Schönberg salvó la vida en el exilio. El círculo genial de sus amigos dodecafónicos sería masacrado.

Pienso en la noche de Wannsee. Pienso en los “instrumentos violentados con sarna ceremonial”. Pienso en la noche de la humanidad. Es la hora de oír La noche transfigurada. Una vez. Otra vez. Y otra vez. Ya empezaremos el día con Paul Gonsalves al saxo. 

Ver orixinal: AQUI

A propósito de pontes e portas. Por Pedro Gómez-Valadés


Pedro Gómez-Valadés
Artigo publicado no xornal La Voz de Galicia

París, decembro de 1969, Paco Ibáñez ten previsto actuar no 28 do Boulevard des Capucines, na mítica sala Olimpia. Pero nada máis facerse pública a nova da súa actuación, grupos de activistas en oposición ao réxime imperante en España fan un chamado ao boicot e cancelación do concerto. Outro tanto sucede con Serrat, Buñuel, ou as conferencias na Sorbona de Semprún. Evidentemente estas case surrealistas situacións nunca tiveron lugar, a solidariedade internacional contra a España franquista xamais boicoteou aos artistas, intelectuais, deportistas... españois que levaban a súa arte e o seu saber polo mundo adiante. Realmente imaxinar unha manifestación na porta do Olimpia é un auténtico disparate... ou non..Porque a día de hoxe si hai situacións reais semellantes que poden suceder -e suceden-  nas nosas universidades ou en outros posibles escenarios, xa que ao aveiro da lexítima solidariedade con Palestina, grupos internacionais tamén presentes no noso país, promoven campañas de boicot contra calquera que proceda dun só estado no mundo, só un, contra calquera cidadán israelí.

Estas campañas levadas a cabo coa falsa coartada da solidariedade, son un grave atentado contra esa mesma solidariedade que din erguer como bandeira. Porque ademais de que o conflito palestino-israelí non pode resumirse nun guión en branco e negro, de bos e malos, estas accións antiisraelís son fondamente destrutivas para o que seica din pretender.

O camiño da paz non precisa de portas e fiestras pechadas, de pontes dinamitadas...o que realmente debera mover a quen queira apoiar a resolución do conflito é a empatía cos dous pobos, cos dous dramas que merecen un futuro xusto. E as campañas de BDS, coas súas indecentes ameazas e chantaxes, co seu castigo colectivo contra todos os cidadáns israelís, coa súa semente de odio antisemita non axudan en absoluto a xerar a necesaria atmosfera entre as partes que debe levar á mesa de negociación a palestinos e israelís.

26/11/18

A Graña e os grañudos: a súa orixe xudaica.

 
  • Portada: A graña y los grañudos de Fernández Sendín, Maximino

A Graña é unha parroquia galega pertencente ao concello de Covelo situada na encosta da Serra do Suído no val alto do río Tea na provincia de Pontevedra. Con aproximadamente 350 habitantes, a súa poboación atópase distribuída entre os lugares de Eido Gonzalo, Fonte do Canón, Munxidoiro, Muiños, Porteliña de Campo, Rebordechao e Salcedo.

Os habitantes da Graña (grañudos), presentan riscos antropolóxicos que claramente os diferencia do resto da poboación circundante e que se identifican con outros casos de comunidades de criptoxudeus ou cristiáns-novos en Sefarad. Esta comunidade illada xeograficamente considérase a si mesma descendente de xudeus conversos e representa un dos grupos diferenciados máis importantes da península, pois conservaron moitos dos seus costumes até os nosos días. Entre as súas singularidades destácase a consciencia de “raza diferente”, percepción recíproca dos habitantes das poboacións veciñas e das persoas que coñecen os seus modos de vida.
 
Segundo a tradición, cando os Reis Católicos decretaron a expulsión dos xudeus dos reinos de España, algúns dos que moraban en Galicia, principalmente na área de Ribadavia, viñeron a refuxiarse aos pés da Serra do Suído. Destarte, en lugares afastados, poderían seguir a practicar a súas crenzas en secreto e safar da persecución implacábel da Inquisición. 

Tanto a semellanza das construcións que aínda se conservan na Graña coas existentes na xudaría de Ribadavia canto as históricas ligazóns comerciais dos grañudos coa capital do Ribeiro parecen confirmar esta hipótese. Relativamente a confirmación da idea de seren descendentes de xudeus/conversos, transmitida polos grañudos de xeración en xeración, resulta fulcral o achado dun documento no Arquivo Diocesano de Tui, datado de 1752 e realizado polo pesquisador Maximino Fernández Sendín, en que se afirma: “é tradición que os habitantes da Graña proceden dos xudeus expulsos por dona Isabel e por don Fernando”. Aliás, a presenza xudaica na zona está confirmada pola existencia nun monte da parroquia de Campo do topónimo Chan de Xudeus.
 
Apesar do seu afastamento, a “vixilancia” da Igrexa Católica foise desdobrando progresivamente na Graña coa abertura dunha capela (desde 1741), unha casa de freiras no Munxidouro ou mesmo un penal da Inquisición. Sexa como for, en consecuencia da represión exercida pola Inquisición para punir aos cristiáns-novos impediu, a diferenza do caso da comunidade xudaica de Belmonte en Portugal, a conservación da fe mosaica nos grañudos, facendo con que, en certa altura, se perdese o coñecemento da súa orixe xudaica. Porén, os grañudos manteñen costumes ligados con prácticas das comunidades de cristiáns-novos, entre os cais:

Endogamia
Na Graña practicaron a endogamia de grupo até mediados do século XX, casando apenas entre eles e non sendo permitido casamentos fora da Graña. Isto é, os grañudos non casaban con “cristiáns-vellos” e, caso o fixesen, eran excluídos da comunidade. Na actualidade seguen a formar unha “tribo” e os seus membros regresan sempre a aldea para se reuniren, asistindo xuntos a todo tipo de acontecementos como un só grupo.
 
Comercio itinerante
A actividade tradicional desenvolvida polos membros desta comunidade non é a de agricultores-gandeiros desenvolvida maioritariamente polas xentes da zona, mais a do comercio, quer como arrieiros, quer como contrabandistas de sal, quer como mercadores de panos, tecidos, fios, café,…. ou mesmo como prestamistas. Durante séculos os habitantes da Graña, coñecida por iso como “Graña do Sal”, dedicáronse ao contrabando do sal, un produto que era moi caro, escaso e imprescindíbel para a conservación dos alimentos, curtumes e usos industriais. Aliás, entre os séculos XVI-XIX o mercado deste produto era monopolio real, estando taxado con grandes impostos. Portanto o sal era traido das salinas de Portugal polos grañudos en sacos até os mercados finais. A venda de tecidos realizábase entre os meses de setembro e abril de cada ano, ausentándose tanto homes como mulleres da Graña, ficando criadas ao cargo das casa e cativos.

A actividade de arrieiros consistía principalmente no transporte e a venda do viño que compraban no Ribeiro, ligando Ribadavia cos principais portos e rotas do mercado da época. O comercio itinerante permitía fuxir do control ao que estaban sometidos, non asistindo os domingos á misa ou non traballando nos sábados, pois ao estaren “de viaxe” durante varios meses do ano podían facelo e mesmo xuntarse cos seus irmáns de relixion para practicar os seus ritos, maiormente nas xudiarías do Miño. Alén diso, esta ocupación permitíalles, en casos de ameaza de visita da Inquisición, fuxir sen provocar sospeitas.
 
Para o desenvolvemento desta actividade comercial contribuiu grandemente o feito de a Graña se encontrar nun lugar estratéxico, ao ser atravesada por diferentes rotas e antigos camiños que permitían unha ligazón fácil con Portugal, Santiago de Compostela e con todos os centros de comercio importantes. Outra das peculiaridades desta comunidades é que os conflitos entre os membros foron sempre arranxados no seo interno sen recorrer á xustiza.

A muller sempre tivo un gran protagonismo dentro da estrutura social do grupo, realizando as actividades comerciais en igualdade de condicións que o home. A arquitectura do barrio vello da Graña aínda conserva a súa construción tradicional, caracterizada pola existencia de arruamentos compactos con habitacións pequenas que posúen sacadas deitadas sobre as ruelas. Estas características son semellantes ás existentes na xudaría de Ribadavia e diferenciadas das existentes nas aldeas da comarca.
Os horreos na Graña non teñen cruz


Sinagoga
En Salcedo, un dos lugares máis antigos da Graña, existe un predio datado no ano 1669 que ten xeminada unha construción que, polo seu feitío e características, parece ter sido destinada como Sinagoga. Contrasta a simpleza da súa construción exterior coa beleza e perfección do seu acabamento interior. Salientar deste “alpendre”, o que parece ter sido o seu uso habitual, que sexa acesíbel através de dúas portas e que, ocupando a parte fronteira, exista un arco de medio punto de grandes dimensións.

A inexistencia de estudos histórico-arqueolóxicos especializados impide tirar calquer outro tipo de conclusión, mais esta é a idea que manteñen desde sempre os grañudos. 

Outra das peculiaridades construtivas que se atopan na Graña é que os hórreos existentes nesta parroquia están desprovidos de cruces nos seus acabamentos superiores e nos dous únicos casos en que existen, trátase de engadidos moi posteriores a súa construción.

Actualmente os habitantes da Graña, após unha vida de mercadores ambulantes, adaptáronse ás novas formas comerciais ao abrigo das grandes concentracións urbanas, fixándose como comerciantes en Vigo, Pontevedra e outras vilas e cidades galegas, ben como do exterior (maiormente en Venezuela).

Bibliografia
“A Graña y los grañudos. Estudio Histórico Antropológico”, de Maximino Fernández Sendín (1995).
Reportaxe “Os veciños da Graña cóntannos o seu pasado xudeu”, da Televisión Galega (2012).

25/11/18

Conferencia en Ourense: "Xudeus galegos na Idade Media: o caso de Ourense"


Conferencia-coloquio

O vindeiro mércores día 28 de novembro ás 20h no salón de actos do Ateneo de Ourense terá lugar a conferencia: "Xudeus galegos na Idade Media: o caso de Ourense" a cargo da profesora Gloria de Antonio. Doutora en Historia e investigadora do Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento do CSIC. A profesora Gloria de Antonio no ano 2008 recibiu en Israel o Premio Samuel Toledano, outorgado anualmente en Xerusalén ao mellor traballo sobre a cultura xudía sefardí editado en España

Entrada libre

21/11/18

¡Cuidado con algunos amigos…! Por Pablo Veiga


Por Pablo Veiga
Artigo publicado no xornal israelí AURORA
 
¡Cuidado con algunos amigos…!

A lo largo de la Historia, existen numerosos ejemplos donde pueblos avasallados por otro estado más fuerte sintieron empatía por aquellos cuyo rival era el mismo, es decir, se compartía enemigo. Hemos asistido a extrañas alianzas, como las observadas durante la segunda guerra mundial con la Alemania nazi tanto en Ucrania como en Bretaña. Los primeros vieron en Hitler a un aliado para desprenderse del yugo comunista soviético. Los bretones anhelaban disponer de mayores cuotas de autogobierno frente a una Francia tradicionalmente centralista y jacobina. Craso error resultaron ser esas dos amistades de conveniencia para ambas nacionalidades.

Israel, desde el mismo momento de su declaración de independencia ha estado permanentemente cuestionado y amenazado. Hoy en día, las enemistades siguen siendo notables y palpables, no solamente en su entorno geográfico más cercano, sino también en el resto del mundo, donde se hacen llamados sin ningún tipo de disimulo al boicot y sabotaje de todo aquello que huela a israelí o judío. El antisemitisto sigue vigente lamentablemente, produciéndose episodios criminales tanto en Europa como en Estados Unidos o Australia.

Ante este panorama, lógicamente uno busca aliados y agradece cualquier tipo de apoyo o solidaridad, venga de dónde venga y sea como sea quién se postula a ello. Salvando las distancias con los ejemplos señalados anteriormente, cierto es que Israel debería cuidarse mucho a la hora de echarse en brazos de personajes como el recientemente elegido presidente de Brasil, el señor Jair Bolsonaro, a pesar de su explícito apoyo, incluída la propuesta de traslado de la embajada a Ierushalaim. No será esta columna un foro en el cuál se cuestione la absoluta legitimidad y la innegable legalidad en el proceso de elección de ningún candidato en cualquiera de las elecciones democráticas que tienen lugar a lo ancho y largo de nuestro planeta, siempre y cuándo existan plenas garantías democráticas. Uno no es quién de enjuiciar, ni de menospreciar el sentido del voto de cincuenta y siete millones de brasileiros que votaron a una opción; ni siquiera entrar en las motivaciones de esos resultados. Y el mismo argumentario servirá en cualquier otro país. El pueblo es soberano y sus mandatos en las urnas, para bien o para mal, sagrados.

Aún así, uno no puede ser ajeno a lo que ha oído y leído sobre ciertas proclamas del presidente electo de la principal economía sudamericana, atreviéndose a rebatirlas. Sus halagos a la dictadura militar, lamentándose de no haber asesinado a más compatriotas suyos, resultan vomitivos. No menos deleznable es su desprecio por la cuestión ambiental, al prometer casi total vía libre a las industrias madereras y otras dentro de la Amazonía, cuyas consecuencias serían terroríficas no solamente para las poblaciones nativas que viven en esa cuenca desde hace miles de años, sino para el conjunto de la Humanidad. Y por último, sus exabruptos sobre la mujer y homosexuales. Burdos e inaceptables. 
 
Voto de confianza, por descontado. Pero tengamos claro que los enemigos de mis enemigos no siempre resultan ser fiables amigos.

Pablo Veiga
Socio de A.G.A.I. – Asociación Galega de Amizade con Israel-